Citas amor verdadero sitio

2 años viviendo con una Karen, el comienzo de un infierno

2020.09.17 22:57 Sespez 2 años viviendo con una Karen, el comienzo de un infierno

Cast: Yo, mi hermano, la Karen, Abuela
Personajes secundarios: Mamá y Papá

Bueno, esta historia es algo bastante larga, trataré de contar los detalles mas importantes y no desviarme tanto.

Cuando mi hermano y yo teníamos 17 años estábamos a punto de empezar la Universidad y estabamos bastante desesperanzados, pues las carreras que queríamos solo se podían estudiar fuera de la ciudad y mis padres no podían costearse estudios foráneos, así que las opciones que nos daban era que mi hermano estudiase Comunicación y yo Arquitectura (como si eso fuese mas barato). mi hermano quería estudiar Letras y yo Artes.
Mi papá tiene dos hermanos, y la Karen en cuestión es su hermana. Karen vivía en la ciudad donde podíamos estudiar nuestro sueño y nos ofreció irnos a vivir con ella, no tendríamos que preocuparnos por comida ni renta, ni nada mas que nuestros propios estudios, habló con nuestros padres y quedó decidido. Presentamos exámen y mi hermano si quedó en la uni pero yo no, asi que el se fue y a mi me ofrecieron irme para tomar cursos de pintura, ya que en mi carrera debes presentar un examen de habilidad ademas del examen de ingreso. Total que no me fui por pasar mas tiempo con un novio que tenia que de todas formas terminé con él un mes después de iniciar los cursos. Lo sé, mis decisiones a esa edad (ya 18) fueron muy malas. Me fui a inicios del año siguiente y tome un curso de 4 meses para volver a presentar el examen (sería en Mayo). Recuerdo que mi relación con mis padres nunca había sido buena y al irme no mejoró. Cuando llegué al depa donde vivia mi tía, mi hermano ya llevaba un semestre cursado y se lo veía bien a mi parecer, pero el infierno comenzó al día siguiente de llegar. Por alguna razón mi hermano se echó un desodorante que a la Karen (asmática) le hacía mal. y me empezó a regañar a mi (mas que regañar, hablar con gritos, reclamos) sin saber si había sido yo.
Mis cursos eran martes y miercoles, asi que el resto de la semana no hacía mucho. Mi hermano tenía clases todos los dias, lo normal. Karen decidió que teníamos que ir a "ayudarla" al trabajo todos los dias sin importar que quisieramos hacer otras actividades. Nosotros nunca lo dudamos, nos convenció de que al ayudarla ella nos ayudabamos nosotros a tener una mejor calidad de vida o alguna mierda por el estilo. Todos los dias, todo el día en mi caso. Había dias que por "ayudarla" salía tarde a mis cursos y llegaba con el tiempo al límite, se lo hacía saber pero me culpaba por no apurarme en el trabajo. Cabe recalcar que era una Godín (trabajadora burocratica) y esa "ayuda" era hacerle todo, desde pasarle impresiones de la copiadora de la oficina, escribirle los oficios, hacerle TODO. Nuestra "paga" era basicamente vivir comodamente, lo que nos había ofrecido hacia meses.
Nosotros nunca nos atrevíamos a decir nuestras inconformidades por dos razones:
Toda nuestra vida sufrimos abuso emocional y psicologico por parte de nuestros padres y físico por parte de nuestro padre. Asi que para poner límites, aprender a decir que no, defendernos y en general ser humanos funcionales, no servíamos.
La otra razon es que si le decíamos a mi tía que algo no nos gustaba nos culpaba por ello, en vez de aceptar que no queríamos ir todos los dias al trabajo como ella nos habia manipulado para creer que era una obligacion, decia que ya que eramos 3 habia que ayudarnos entre todos. Pero esa ayuda entre todos era solo para las cosas que le convenian, o sea, beneficios propios como el trabajo o la casa. Eramos sus sirvientes, si ella quería una hamburguesa a la 1 de la madrugada teníamos que salir a esa hora a algún local abierto y comprarsela, pero para esto nos preguntaba primero si teníamos hambre, y aún si no teníamos tanta teníamos que salir a comprarle. viviamos en una zona algo cara y concurrida de locales de comida y comerciales en general. Tambien barríamos, lavábamos los trastes y, aqui se pone la cosa mas turbia, teníamos que dormirnos a la hora que ella se dormía porque habia una sola cama. Como digo, la zona era cara pero donde rentaba era casa de otra tía que le cobraba barato, y el lugar era muy pequeño. Entonces teníamos que darle masaje TODAS LAS NOCHES para que ella se durmiera, o cantarle, o cosas por el estilo para que la Reina Malvada se sintiera amada, porque era un ser tan vil y asqueroso que todas las personas que se acercaban terminaban alejandose porque no la soportaban, y esto lo viviriamos tiempo después.
Una de esas noches, ella creyó que yo estaba dormido y paso su mano por mi área genital. Yo nunca dije nada. Tiempo despues me enteraría que a mi hermano le hizo lo mismo.

tratare de ser breve desde ahora porque si no me alargaré mucho, solo queria dar una introduccion a cómo era su dinámica de abuso y manipulación.

Mi abuelo murió poco antes de que yo entrara a la Uni en Agosto, y esto hizo estallar la relación de por sí poco estable que tenía Karen con mi papá. Pues un dinero del seguro de vida de mi abuelito que estaba a nombre de Karen mi padre lo tomó con ayuda de mi abuelita para arreglarle su dentadura, que no es nada barato, ésto hizo entrar en colera a la maldita Karen e hizo todo lo posible para hacer quedar mal a mi padre frente a la familia. Mi abuelita se había quedado practicamente sola y, aprovechando que para esas fechas ya nos habiamos mudado a un lugar mas amplio, Karen decidió llevarse a mi abuelita a nuestro nuevo "hogar". Esto significó una nueva etapa en el infierno que era vivir con la idiota. Si bien habiamos accedido a ayudarla con el cuidado de mi abuela, nunca nos imaginamos que nos iba a dejar a cargo tambien de sus citas con el médico, lo cual era un lío porque el proceso de cambio de hospital estaba complicandose por falta de documentos. Tambien me hizo a mi responsable de retirar su pensión, lo cual tambien era un proceso porque ese dinero era de la pensión de mi abuelito y para autenticar su identidad necesitaba registrar sus huellas en el banco, y para colmo sus huellas casi no se leían, asi que para ese entonces yo me encargaba de lo siguiente:
Hacer el café de la mañana, darle un aperitivo previo el desayuno a mi abuelita, poner la mesa, barrer, sacar la basura, calentar el desayuno a mi abuelita, tender la cama de Karen, ayudarla a escoger su vestuario para su nuevo trabajo (ahora ganaba mas pues era subdirectora de otra institución pública), llamarle a su chofer (el cual no era su chofer, era conductor de la institución) para que viniera por ella cada mañana, lavar los trastes de la comida, de la cena, atenderla cuando llegaba del trabajo, hacerle junto a mi hermano sus trabajos, ayudarla en los eventos públicos que hubiera por parte de su trabajo (cargar cosas, participar, ponernos de tapete). Se preguntarán cómo manejaba mis tiempos para cumplirle sus caprichos y cumplir con mi universidad. No lo hacía, mis calificaciones están del asco porque descuide mis estudios y en general mi persona por cumplirle a ella. Mi horario era super random, de que algunos días entraba hasta las 12 y otros ni siquiera tenía clases, por eso podía disponer mas de mí y menos de mi hermano, que tenía un horario estricto de 8 a 2 o 3 de la tarde. No podía hacer actividades por mi cuenta porque la Gorda Malvada necesitaba "mas ayuda" en su nuevo trabajo. Y los masajes obligatorios que cada vez eran menos seguido.
Otro detalle que se me olvidó mencionar fue que ella fumaba marihuana. Mucho, y yo me dejé arrastrar por ese gusto que se convirtió en adicción.
Mi vida era un asco, me veía mal, me sentía mal, mis niveles de ansiedad y depresión estaban al tope, no cumplia con la escuela y me estaba atrasando. En tercer semestre de la carrera reprobé casi todas mis materias, nunca le dije. Sumado a eso el estado mental de la Karen estaba mal, ella siempre fue inestable y nos gritaba, nos decía obscenidades, ofendía a mis padres ahora sus nuevos enemigos cada que podía, a mi hermano le recriminaba haber entrado a un club de teatro porque así tenía menos tiempo para cumplirle sus caprichos. Nos decía que mis padres nunca podrían pagarnos un departamento por lo pobres que son y que cómo podiamos ser tan malagradecidos con la unica persona que nos ayudaba y "amaba" A mi abuela también la trataba así, y lo sigue haciendo. Un día ibamos a ir al cine temprano y nos dijo que la despertaramos, así que nos levantamos muy temprano a dejar la casa limpia, hicimos un poco de ruido aunque tratamos de no hacerlo para respetar su sueño y se levantó hecha un diablo a regañarnos por haberla despertado. Otro día se enojó por no despertarla temprano porque al parecer tenía unas cosas que hacer en la mañana. Cada que se enojaba nos decía que estaría mejor sola, que eramos lo peor de lo peor y que ahora entendía por qué nuestros padres nos trataban así.
Ella sabía del abuso que viviamos con nuestros padres y se aprovechó de nuestra "nobleza" (incapacidad de decir que no) para tenernos de sirvientes. Yo lloraba casi todo el tiempo porque sentía que estaba solo en el mundo, le llamaba a mi mamá por teléfono cada tanto solo para llorar con ella. Me escudaba en la marihuana para olvidarme de esos problemas, pero para los que fuman marihuana saben que estar en un estado mental así y fumar marihuana solo resulta en malas experiencias.
La situación en general era muy mala, llegó un punto en que no sabía si hacer o no algo de cierta forma por miedo a que se enojara. Esa era mi vida, miedo, ansiedad, odio interno, y mucha ira, ansiedad por las bajas calificaciones y sentirme tan mal por no poder mejorar... Estaba mal. Mi hermano tampoco estaba mejor, pero al menos su horario le permitia irse de la casa temprano e inventar cualquier excusa para llegar mas tarde. Nuestro cuarto era un asco, un verdadero asco, que no le deseo a nadie, ni siquiera teníamos camas, dormíamos encima de cojines de sillón cubiertos de sábanas, la Karen nos prometía cada tanto que pronto nos compraría camas, pero nunca lo hacía. Y eso que además del alto sueldo que recibía, se lo habían aumentado.
Ni siquiera teníamos el valor de decirle a mis padres todo esto porque también nos había manipulado para creer que las cosas que sucedían en la casa se quedaban en la casa.
Todo acabó cuando yo tuve el valor, no se de dónde salió, un día simplemente dije "es suficiente" y decidí salirme de ahí, hablé con mi hermano, luego hablamos con nuestros padres, con quienes ya nos habíamos arreglado un poco, y decidieron que podían destinar cierto dinero a un lugar mas o menos bien para vivir, así que sólo faltaba encontrar sitio. Esto fue un problema nuevo, pues no encontrabamos el valor para decirle a la Karen que nos íbamos. Cuando se lo dijimos, hubo discusión y yo solté la sopa, le dije que era una abusiva y nosotros habiamos ido a estudiar, no a ser sus sirvientes. Nos dijo que no podíamos agarrar agua ni comida del refrigerador. Al siguiente día tomé todas mis cosas y me fui a casa de una amiga que me había ofrecido asilo.
A principios de este año conseguimos un nuevo depa, donde viviamos solo nosotros dos, y aunque ha sido un proceso horrible el dejar esos traumas, sobrellevar el PTSD y la adicción a la marihuana y arreglar la relación con nuestros padre, puedo decir que soy muy feliz, por la situación de la pandemia estamos en casa de nuestros padres y las cosas van bien, arreglamos un espacio para tomar clases y hacer tarea, mi gata tuvo gatitos y mi Chochita (asi le digo a mi gatita, es que está rechoncha) me hace la vida muy alegre con sus travesuras y amor, el semestre acaba de iniciar y estoy mas que listo para mejorar mis notas y desempeñarme bien en lo que hago. Tengo el amor de mis padres y mi hermano, mis amigos y no puedo pedir mas. Al final creo que, aunque fue un golpe terriblemente duro, necesitaba pasar por todo eso para ser la persona quien soy ahora, y quien estoy trabajando por ser. Recientemente salí del closet como no binarie y mis padres me apoyan, cosa que nunca habría podido hacer viviendo con Karen pues es una lgbtfóbica de lo peor, diciendo que apoya y es de mente abierta pero teniendo comentarios bien desinformados e ignorantes.
No se que clase de monstruo tuvo que traumatizar a esa asquerosa basura humana para resultar así, pero los traumas solo se superan con voluntad y/o yendo a terapia. Uno mismo se permite situaciones desagradables, y es muy importante aprender a discernir entre lo que quieres en tu vida y lo que no. Espero que nadie pase por nada así, y si lo hacen, que pronto salgan de esa situación porque las personas con derecho son horribles, tenía tiempo viendo videos de Voz de Reddit en Youtube y no había caído en la cuenta de que también fui victima de una persona con derecho.
submitted by Sespez to padresconderecho [link] [comments]


2016.06.06 15:03 ShaunaDorothy Alemania ¡Abajo los intentos por criminalizar la prostitución! (Junio de 2014)

Espartaco No. 41 Junio de 2014
A continuación presentamos la traducción de extractos de un artículo de Spartakist No. 201 (enero de 2014), publicado por nuestros camaradas del Partido Obrero Espartaquista de Alemania. Aunque la prostitución en sí no es actualmente un crimen en Alemania, el nuevo gobierno de coalición entre la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y el Partido Socialdemócrata (SPD) ha anunciado que planea imponer nuevas restricciones, disfrazadas de medidas para combatir el “tráfico sexual”.
Durante la presentación del último libro de la reaccionaria feminista burguesa Alice Schwarzer —una colección de artículos bajo el título amarillista de Prostitution—Ein deutscher Skandal. Wie konnten wir zum Paradies der Frauenhändler werden? (Prostitución: Un escándalo alemán; ¿Cómo pudimos convertirnos en el paraíso de los traficantes de mujeres?)—, grupos de trabajadoras sexuales, la Organización Alemana de Servicios Contra el SIDA y otros miembros de la audiencia protestaron activamente. En el evento, que tuvo lugar el 14 de noviembre de 2013 en Berlín, el podio estuvo ocupado exclusivamente por partidarios de Schwarzer. Entre ellos se encontraba un investigador de la policía, ¡que llamó por la reinstauración del registro de prostitutas! Previo al evento, Juanita Henning (presidenta de la Asociación Doña Carmen, un grupo defensor de los derechos de las prostitutas) explicó correctamente que lo que Schwarzer propone es una “ley policiaca, simple y llanamente” y la describió como una “feminista policiaca alemana”. Hacia el final del evento, una de las personas que hablaron en defensa de los derechos de las trabajadoras sexuales recibió un aplauso de tal magnitud que los oradores se sintieron obligados a abandonar el podio.
Desde que lanzaron su “Llamado Contra la Prostitución” en otoño del año pasado, Schwarzer y su revista Emma han estado en campaña para volver a criminalizar la prostitución. Para lograrlo, Schwarzer equipara la prostitución con la esclavitud, exigiendo “el ostracismo y, cuando sea necesario, también el castigo legal para sus clientes”. La “gran coalición” entre la CDU y el SPD ya ha anunciado que se va a “castigar...la prostitución derivada de la pobreza, al igual que la prostitución forzada, de manera más severa, con la introducción de nuevas figuras delictivas” (“Futuros castigos para los clientes de prostitutas forzadas”, Frankfurter Allgemeine Zeitung, 2 de diciembre de 2013).
Como marxistas, nos oponemos sin ambigüedades a estas medidas. La criminalización de los clientes sería un paso decisivo hacia la criminalización renovada de la prostitución —y de las prostitutas—. Decimos: ¡intercambiar dinero por sexo no es un crimen, ni por parte de las prostitutas ni de sus clientes! Afirmar que los únicos blancos de la legislación serían los clientes que pagan a sabiendas de que la persona ha sido forzada a prostituirse es un pretexto: esto es prácticamente imposible de demostrar y, en realidad, sirve sólo como excusa para fomentar la represión estatal, incrementar el número de redadas contra los burdeles y aterrorizar a las prostitutas, muchas de ellas inmigrantes, en las calles y donde sea.
Una ley similar rige desde hace años en Gran Bretaña. Nuestros camaradas de la Spartacist League/Britain escribieron: “De hecho, las inmigrantes ‘rescatadas’ por la policía durante las redadas ‘antitráfico’ son rutinariamente deportadas” (“Down With Labour’s Crackdown on Prostitution” [Abajo las medidas represoras del Partido Laborista contra la prostitución], Workers Hammer No. 205, invierno de 2008-09). En Francia, una ley basada en el “modelo sueco” de 1999, que considera un crimen pagar por sexo, recientemente superó la primera lectura, a pesar de las sostenidas protestas en contra.
La propaganda gubernamental a favor de reprimir la prostitución viene acompañada del discurso racista sobre las supuestas “bandas criminales” que, se asegura, han estado inundando el país con “prostitutas forzadas”, particularmente desde la extensión de la Unión Europea (UE) hacia el oriente. Es de esperarse que este alarmismo se incrementará aún más cuando los ciudadanos de Rumania y Bulgaria, con sus considerables minorías romaníes [gitanas], que viven en la pobreza abyecta, reciban el derecho formal a trabajar en Alemania a partir de enero de 2014.
En Europa Occidental, la actual crisis económica ha dado como resultado un rápido incremento de los ataques contra la vulnerable minoría romaní, que ha sufrido en la marginación durante siglos. Los gobiernos capitalistas están utilizando a los romaníes como chivos expiatorios, echando mano incluso de campañas mediáticas que reciclan difamaciones de origen medieval, como la mentira de que los romaníes roban niños y trafican con seres humanos. Alice Schwarzer es una aguerrida impulsora de esta campaña: su libro incluye artículos titulados “Un viaje a la patria de la prostitución forzada” (Europa Oriental, en especial Rumania y Bulgaria) y “Un viaje a la tierra de los vampiros”, con todo y citas de Drácula de Bram Stoker. Su “Llamado” propone protección contra la deportación únicamente para los “testigos”, es decir sólo para quienes se decidan a cooperar con el estado burgués.
La Liga Comunista Internacional se ha opuesto siempre a la UE como un bloque comercial imperialista en el que Alemania, Francia y Gran Bretaña llevan la voz cantante. Otros miembros, entre ellos los antiguos países del Bloque Soviético [dominado por los estalinistas], proporcionan mano de obra barata y mercados. La desesperada situación de los romaníes en estos países es un resultado directo de la contrarrevolución capitalista en estos antiguos estados obreros deformados, que condujo a masacres interétnicas y al nacionalismo genocida. El deseo de los romaníes de emigrar es frecuentemente nada más que un intento desesperado de escapar de la persecución racista y de la más abyecta pobreza. La única razón por la que las siniestras bandas que trafican con inmigrantes ilegales pueden operar es que los gobiernos capitalistas están decididos a mantener fuera a los trabajadores extranjeros y actúan con violencia homicida contra los refugiados. Nuestra demanda es: ¡plenos derechos de ciudadanía para quienes hayan llegado hasta aquí!
¡La prostitución forzada, por ejemplo a través de la esclavitud por deudas, la violación y la brutalidad sexual son auténticos crímenes! Sin embargo, nos oponemos a los intentos por parte del estado de equiparar la “esclavitud sexual” y la “prostitución forzada” con la prostitución en sí y de retratar cualquier intercambio de dinero por sexo como una forma potencial de esclavitud. La prostitución con mucha frecuencia degrada y explota, pero criminalizarla sólo empuja a las prostitutas hacia los medios lúmpenes, donde prácticamente pierden la posibilidad de acceder a los servicios sociales y de salud y donde se vuelven mucho más vulnerables a la criminalidad de pandillas y a la violencia de los proxenetas. Como marxistas advertimos que todas y cada una de las intervenciones del estado burgués no harán sino incrementar directamente la miseria de la gente involucrada; su único objetivo es servir de pretexto para incitar a la policía y los tribunales a atacar a los inmigrantes, a las mujeres y a la sexualidad misma.
A todo esto, ¿qué es la prostitución?
El estatus de la prostituta está relacionado con el estatus de la mujer en general, que es a su vez una medida del avance de una sociedad determinada. De ese modo, las condiciones que enfrentan las prostitutas varían ampliamente dependiendo de la época, el lugar y la clase social. Como escribimos en “Cruzada de los EE.UU. y la ONU contra el ‘tráfico sexual’” (Spartacist [Edición en español] No. 33, enero de 2005):
“Hay un mundo de diferencias entre la vida lujosa y llevadera de una dueña de un burdel de Hollywood como Heidi Fleiss (que igual terminó tras las rejas) y la de la prostituta callejera drogadicta e infectada de SIDA en un gueto empobrecido, sin opciones y sin salida. Sin embargo, todas las prostitutas son sometidas al oprobio social generalizado de la hipocresía y el moralismo burgueses, que las hace víctimas fáciles del abuso, las golpizas, la violación y el robo”.
El principal instrumento para la opresión de la mujer en la sociedad de clases es la institución de la familia, como explicó Friedrich Engels en su brillante obra El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884). En las antiguas sociedades de cazadores-recolectores, las mujeres y los hombres vivían en igualdad y era la madre la que determinaba el linaje porque sólo podía establecerse con certeza la maternidad de un niño. Pero con el desarrollo de una clase dominante poseedora se hizo necesario establecer un criterio incuestionable para transmitir la propiedad, algo que estableciera sin ambigüedades la paternidad de los niños. Fue así como emergió la familia monógama, en la que el matrimonio representa la subyugación de las mujeres frente a los hombres; en palabras de Engels, fue “la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo”.
Fue la institución de la familia la que introdujo el dinero en las relaciones sexuales. Tanto en la contratación de prostitutas por hora como en la “adquisición” de una esposa, la familia y la opresión de la mujer están siempre basadas en la propiedad privada; básicamente, son sólo la moral religiosa y las leyes capitalistas las que marcan la diferencia entre el papel de esposa y el de prostituta. Los destacados científicos sexuales William H. Masters y Virginia E. Johnson (ninguno de ellos marxista) llegaron a la misma conclusión: “Es complicado definir la prostitución ya que los seres humanos siempre han utilizado el sexo para obtener lo que desean: alimentos, dinero, objetos valiosos, promociones y poder” (Sex and Human Loving [Sexo y amor humano], Little, Brown, 1988).
Al mismo tiempo, la gente no se constriñe a lo que prescriben los reaccionarios conceptos religiosos de moral relacionados con la institución de la familia. Divididos entre la compulsión de la sociedad de clases y sus deseos y emociones más íntimos, los seres humanos deciden ignorar las normas de “rectitud” en el comportamiento sexual. Durante la presentación del libro de Schwarzer, un parapléjico señaló que visitar prostitutas con frecuencia era su única posibilidad para experimentar la sexualidad. En respuesta, ¡Schwarzer lo puso en cintura diciéndole que lo que tenía que hacer era ponerse en serio a buscar una pareja!
El desprecio de Schwarzer por aquéllos que sufren el acoso y el aislamiento social en la sociedad capitalista va de la mano con su promoción de la feliz familia nuclear, en la que marido y mujer deben tener sexo sólo entre ellos (ver en su libro el artículo “Ayuda: Mi marido va al burdel”). Las personas que desean explorar el sexo “no convencional” y mantenerlo en secreto de su pareja o amigos porque contradice la “moral pública” imperante, frecuentemente recurren a prostitutas. No, lo que “brutaliza la lujuria” y “destruye la sexualidad” (como dice Schwarzer en su “Llamado” y en su libro) no es la prostitución: es la sociedad capitalista, represiva e inhumana.
Estamos en contra de que la prostitución sea considerada un crimen, pero consideramos que ésta es de cualquier modo un componente de la opresión de la mujer, análoga a la institución de la familia. En una sociedad sin clases, el cuidado infantil y las tareas domésticas colectivizadas sustituirán a la familia y permitirán que las mujeres participen plenamente en la vida social. El control natal y el aborto libre serán gratuitos, al igual que los servicios de salud de alta calidad. Sólo en una sociedad así podrá el sexo ser verdaderamente libre y basarse en el consentimiento mutuo, sin el acoso de los guardianes de la moral pública y la brutal represión policiaca. La única manera de llegar ahí es derrocando el sistema capitalista mediante una revolución obrera bajo la dirección de un partido leninista-trotskista, la expropiación de la propiedad privada de los medios de producción y su transformación en propiedad de la sociedad entera. La liberación de las prostitutas está ligada inseparablemente a la liberación de las mujeres en su conjunto; la prostitución desaparecerá sólo cuando la institución de la familia haya sido remplazada. ¡Por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
Schwarzer, una feminista burguesa con una cómoda vida bajo el capitalismo, sostiene que los hombres son el enemigo (excluyendo desde luego a los policías, que comparten sus opiniones). En 1971, orquestó una historia de portada en la revista ilustrada Stern, en la que un grupo de mujeres se levantaron contra las leyes sobre el aborto, proclamando: “¡Tuvimos un aborto!”. Esto fue algo positivo. Sin embargo, a partir de entonces, Schwarzer debe su fama principalmente a las reaccionarias cacerías de brujas que ha emprendido, tanto contra los musulmanes como contra el Día Internacional de la Mujer, debido a los orígenes comunistas de éste. Se opone incluso a la ley liberalizadora sobre la prostitución aprobada en 2002 bajo el gobierno del SPD y los verdes, que, con desgano, intentó eliminar el concepto medieval de “atentado contra la moral pública”. Desde entonces, las prostitutas pueden, como no había sucedido nunca antes, presentar demandas legales para garantizar el pago de salarios y acceder a la cobertura del seguro médico y al derecho a los beneficios sociales.
Sin embargo, esta ley no implica de ninguna manera la completa despenalización. Todo lo contrario, afirma la Asociación Profesional de Servicios Eróticos y Sexuales (dentro de la que trabaja Hydra, un servicio de asesoría para la gente dedicada a la prostitución). La asociación lanzó un “Llamado A FAVOR de la prostitución” que afirma: “La ley no ha cambiado absolutamente nada en lo que respecta al derecho de la policía a irrumpir en lugares de prostitución en cualquier momento. Desde entonces, el número de redadas se ha incrementado” (sexwork-deutschland.de). Después de 2002, el sindicato de trabajadores de servicios, ver.di, estableció un “grupo de trabajo” para la prostitución dentro de su departamento de “servicios especiales”. Pero hacer modelos de contratos y cosas por el estilo no es suficiente. Ver.di es una de las mayores organizaciones de mujeres en este país, en la que mujeres alemanas e inmigrantes frecuentemente trabajan de la mano. Este sindicato integrado debe oponerse a la campaña del gobierno y movilizar su poder social a la cabeza de los inmigrantes y todos los oprimidos en la lucha por plenos derechos de ciudadanía para todos.
Guardianes “de izquierda” de la moral
No es de sorprender que la actual cacería de brujas contra la prostitución haya sido iniciada por Schwarzer, cuyo llamado fue suscrito por la organización femenil de los partidos democristianos y por muchos miembros del SPD. Pero también encontramos guardianes de la moral que se dicen “de izquierda”. La organización Sozialistische Alternative Voran (SAV, seguidores del seudotrotskista británico Peter Taaffe), que está liquidada en el Partido de la Izquierda, publicó en su sitio sozialismus.info (noviembre de 2013) un artículo titulado “Una perspectiva socialista sobre la industria del sexo y la prostitución”, escrito por Laura Fitzgerald, miembro de su organización fraterna en Irlanda. El artículo declara: “Es muy importante que ninguna prostituta sea criminalizada en modo alguno bajo los ojos de la ley”. Pero el SAV está a favor de una ley que revocaría o al menos modificaría la ley de 2002, escribiendo en el mismo artículo: “Los socialistas, sin embargo, deben oponerse completamente a la legalización total de la prostitución”. Después de dedicar unas cuantas palabras huecas a la brutalidad policiaca como instrumento de los intereses del estado, presentan su solución: “Es esencial que todos los Gardai [policías] sean instados a participar en entrenamientos regulares para saber cómo lidiar compasivamente con las víctimas y los sobrevivientes de la violencia sexual”.
¡Esto es un verdadero escándalo y una burla contra las víctimas de la violencia policiaca cotidiana, particularmente los inmigrantes! El SAV y su organización internacional, el Comité por una Internacional Obrera, son bien conocidos por sus intentos de “reformar” la policía y de crear “mejores condiciones de trabajo” para los policías (ver, por ejemplo, el folleto espartaquista de 1994 “Militant Labour’s Touching Faith in the Capitalist State” [La conmovedora fe de Militant Labour en el estado capitalista]). Su profundo reformismo socialdemócrata los lleva a aceptar, en esencia, las normas burguesas y los “valores familiares” impuestos por la policía, cuerpo armado del estado burgués. Con frecuencia hemos denunciado al SAV por esto, por ejemplo cuando una de nuestras camaradas intervino en sus “Días Socialistas 2004”. Como dimos cuenta en “SAV: Prohibidos el sexo, la diversión y los espartaquistas” (Spartakist No. 158, primavera de 2005):
“[Nuestra camarada] atacó el moralismo mojigato del SAV, contraponiéndolo a nuestra postura marxista de oposición a la intervención del estado en las relaciones sexuales y personales consensuadas. Esto incluye también a los denominados pedófilos, que son blanco de la persecución estatal por tener sexo con menores basado en un auténtico acuerdo consensual, es decir, sexo basado en un genuino acuerdo mutuo, lo que es completamente diferente del sexo forzado o bajo presión de hacer algo que la persona no entiende o no desea hacer. Los cuadros del SAV estallaron al oír esto”.
Hay un desasosiego generalizado en torno a la introducción de aún más leyes policiacas. Incluso la conservadora Frankfurter Allgemeine Zeitung escribió en el artículo del 19 de noviembre de 2013, “¿Están contentas las trabajadoras sexuales con su trabajo?”:
“¿Hay alguien que considere la prostitución un trabajo como cualquier otro? Sí que lo hay. ¿No se ven lastimadas, a pesar de esto? ¿Acaso la prostitución no causa daños permanentes? Estar sentada frente a una caja registradora, trabajar como empleada de limpieza, vender porquerías que la gente no necesita, como sucede en [la cadena de cosméticos] Douglas y empresas por el estilo, mantener en movimiento a esta sucia e inhumana rueda capitalista; ¿acaso no es también muy dañino mentalmente? ¿Hay alguien que haga esto por voluntad propia?”.
Los marxistas sostenemos que la prostitución es un “crimen sin víctimas”, como lo son el consumo de drogas, los juegos de apuestas, la pornografía o las relaciones sexuales con menores —todas actividades que bajo las leyes capitalistas están prohibidas del todo, o al menos fuertemente reguladas—. En muchos países, las leyes de “mayoría de edad” obligan a vivir sin sexo, particularmente sin sexo homosexual. Estamos contra cualquier tipo de intervención gubernamental en la vida sexual privada de los individuos. Decimos que sólo el consentimiento mutuo y el acuerdo de todas las personas involucradas deberían ser los factores decisivos en todos los actos sexuales. Pero también reconocemos que las relaciones auténticamente libres entre la gente son imposibles bajo este sistema de clases. Sólo una sociedad sin clases podrá liberar a las relaciones sexuales de la “moral” y de la compulsión económica o, como lo puso Engels de manera tan apta, permitirá que no tengan “más causa determinante que la inclinación recíproca”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/41/germany.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]